Aislamiento social, soledad y vivir solo: Riesgos para la salud pública

Updated: Jul 12, 2021

Articulo: Social Isolation, Loneliness, and Living Alone: Identifying the Risks for Public Health por Eric Klinenberg, 2016


En los últimos años el porcentaje de población que vive sola en el mundo ha ido en considerable aumento. Klinenberg considera en su obra que debe haber alguna incidencia entre el cuidado de la salud y el vivir solo, específicamente envejecer solo, pero que aún no se ha investigado con detalle el cómo.


Con énfasis, el autor explica que aislamiento social, soledad y vivir pueden ser conceptos relacionados pero no necesariamente dependientes entre sí, dado a los resultados que obtuvo al escribir Going Solo (2012) donde al entrevistar a personas que vivían en su momento solas estas afirmaban sentirse más solas viviendo en matrimonio que ahora, por lo que solo no es lo mismo que solitario.


Dentro de los principales resultados de la investigación de Klinenberg, lo más revelador es que existen ciertos grupos en lugares específicos que serían más propensos al aislamiento social; hombres por sobre mujeres, en edad hacia la vejez y que viven en vecindarios con infraestructura vulnerable


Para Klinenberg, la discusión para las políticas de salud pública respecto al aislamiento social debería centrarse en orientar al personal de salud en identificar aquellos grupos más vulnerables, como personas saludables pero con riesgo de aislamiento social como viudos, envejeciendo solteros y que sean parte de la comunidad LGBT, y también en las personas envejeciendo solas, fragiles y en ambientes con poca infraestructura social. Sin embargo, Klinenberg reconoce que estos grupos más vulnerables carecen de los medios para acceder a una atención y ayuda acorde a sus necesidades y que parte importante de la responsabilidad para el cuidado de estos es llevada por organizaciones de voluntariado.


"A medida que la población envejece y aumenta el número de personas que envejecen, las sociedades de todo el mundo necesitarán desarrollar nuevos programas de vivienda de apoyo y nuevas formas de atención a las personas mayores. Pocas naciones han reconocido este desafío y menos aún han realizado inversiones reales para idear soluciones."

Pueden revisar el articulo completo aquí: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4985072/